CRISTOMANIA
 

Comunidad Jésed
Ministerio de Música

BÁSICO
1. Qué es un Ministerio de música
2. El carácter espiritual de la música
3. La vocación y las virtudes del Salmista
4. La música en la Alabanza y en la Adoración
5. La música en la vida del Pueblo de Dios
6. La música al servicio de la liturgia
7. El canto inspirado
8.Fundamentos de Composición
9. Taller de Composición Básico
10. Fundamentos de Sonorización
INTERMEDIO
1. La Ración de los Cantores (Nehemías)
2. Estilos y tendencias musicales
3. Elementos y fuentes de Composición
4. Taller de Composición (Intermedio)
5. Sonorización: Instalación y operación
6. Fundamentos de producción de música
7. Evangelizando con la Música (Conciertos)
8. Música y Liturgia I: La misa y sus partes
9.  Música y Liturgia II: Selección de cantos propios
10. Música y Lit.III: La Música Sacra (Documentos)  
11. El Ministerio de Música en las Asambleas de Oración
AVANZADO
1. El músico en la comunidad cristiana
2. El líder de la música en las Asambleas
3. Equipos de Sonorización
4. Composición avanzada
5. El liderazgo en el ministerio de música
6. Historia de la música en la Iglesia
7. Taller de producción musical: Grabación
8. Taller de producción musical: Edición, Mezcla y masterización
9. Producción ejecutiva y distribución de música católica
10. Planeación y organización de ensayos

 

NIVEL AVANZADO
10. Planeación y organización de ensayos

Autor: Andrés Degollado M

Todo cuanto hagáis, hacedlo para el Señor.
Sed perfectos, como vuestro Padre es perfecto. Mt 5, 20.

Queridos hermanos en la fe:

Quiero empezar esta charla con una cita del evangelio, que yo he visto traducida de diferentes maneras. Se trata de Mateo 5, 20. Una de las traducciones dice “Sed santos como vuestro Padre en el cielo es santo”, y otra dice “Sed perfectos como vuestro padre en el cielo es perfecto”.

Me resulta a mi muy interesante ver que en este caso las traducciones utilizan indistintamente la palabra “perfecto” y la palabra “santo”. Creo yo que esto se debe a que la santidad requiere de un elemento muy importante en nuestras vidas que es el esfuerzo, el cual nos ayuda a mejorar, a perfeccionarnos.

Les voy a contar una experiencia interesante que viví cuando estuve trabajando en Colorado, en la ciudad de Fort Collins.

Cuando recién llegué a Colorado con mi familia, busqué en varias parroquias hasta encontrar una en la cual me gustó mucho como cantaba el coro (dejaré de ser músico, ja!). Después de varias semanas encontré una en la que el coro cantaba bellísimo y fue ahí donde regularmente asistimos a misa mi familia y yo durante nuestra estancia en Colorado. Por supuesto que tres o cuatro meses después de asistir a esa misa, ya formaba yo parte del coro.

Cuando recién le comenté a la directora del coro mi deseo de integrarme, ella me dijo: “ven a cantar ahora con nosotros y agarra aquel micrófono”. Al final de la misa mi esposa me dijo que a pesar del micrófono, mi voz prácticamente no se escuchó… creo que la directora lo hizo porque primero quería escucharme bien antes de subirle al micrófono (pensé, me está dando una sopa de mi propio chocolate, je!). Pero la directora me pidió que empezara a asistir a los ensayos, los cuales eran todos los miércoles de 7 a 8:30 de la noche en el invierno y los miércoles cada 15 días en el mismo horario durante el verano.

Llegué el miércoles indicado a las 6:50 porque no quería perderme nada del momento… no había una sola alma en el lugar del ensayo. Dieron las 6:55… nada todavía. Pero un par de minutos antes de las 7, había en el lugar alrededor de 25 personas listas para ensayar y cada una en su lugar asignado, y cada quien con sus libros de cantos. Me presentaron y asignaron un lugar de inmediato y me dieron libros completos de cantos con letras, tonos e inclusive la música en el pentagrama.

El ensayo comenzó a las 7:00 en punto y la directora se fue muy segura de sí misma, ensayando canto tras canto, y todos bromeaban un poco y sonreían pero siempre muy en orden. Yo le había dicho a mi esposa que me quedaría en el lugar hasta las 9:00 pm para poder interactuar un poco con la gente… pero…oh sorpresa!… a las 8:35 pm ya no había nadie en el lugar y fui testigo de uno de los ensayos más eficientes a los que he asistido. Después de ese, hubo muchos más con el mismo patrón. Con razón cantan tan bonito pensé (verdaderamente “tocan la mejor música para el Señor”).

Por supuesto que nuestra realidad latina dista mucho de esto, ya que somos más fiesteros y amigueros que nuestros hermanos americanos, pero creo que si queremos dar un buen fruto (“tocar la mejor música para el Señor”) debemos aprender a administrar bien nuestro tiempo, precisamente conociendo y aceptando nuestra cultura y ensayando continuamente y de manera eficiente.

Cuando pienso en el servicio que prestamos como Ministerio de Música, las primeras tres cosas que me viene a la mente son “Tocad la mejor música para el Señor”, “Todo cuanto hagáis, hacedlo para el Señor” y “Sed perfectos como vuestro Padre en el cielo es perfecto”. Como recordarán, en la charla de las virtudes del salmista decíamos que una de ellas es “saber tocar bien”, esto se logra, obviamente con el ensayo ordenado y disciplinado de nuestras habilidades musicales.

Es precisamente en este orden de ideas que quisiera centrar los elementos que componen esta charla. Puede parecer sencillo hablar de cómo planear y organizar ensayos pero conforme avancemos en estos puntos que son fundamentalmente prácticos, veremos el impacto que cada uno de ellos tienen cuando tratamos de “tocar la mejor música para el Señor” y cuando tratamos de “hacer todo para el Señor”.

1. Establecer frecuencia y lugar de ensayos.

a. Es indispensable que el día y la hora del ensayo esté perfectamente fijado y que sea bien conocido por todos los miembros. Lo ideal es que el ensayo sea al menos con una frecuencia quincenal y que dure por lo menos 2 horas, aunque podrá haber momentos en que se requiera de un poco más de tiempo o de mayor frecuencia, como cuando nos estamos preparando para alguna grabación o alguna presentación especial.

b. Es importante que el día y la hora del ensayo se ajuste a la mayor parte de los integrantes (de preferencia a todos).

c. Lo ideal es que el lugar de ensayo sea siempre uno solo para evitar confusiones. Es muy importante que el lugar del ensayo sea lo suficientemente amplio para que todos los integrantes estén cómodos. También es importante que el lugar esté bien adecuado en cuanto a instalaciones e higiene: sillas, baños, jabón, papel, etc.

d. La experiencia nos ha demostrado que conviene más un BUEN ENSAYO cada 15 días en donde asisten el 90 a 100% de los miembros que DOS MALOS ENSAYOS cada semana al que asisten solo el 50%. Claro, si puedes tener un ensayo cada semana al que asisten todos, pues mucho mejor, pero que el ensayo sea de calidad, es decir, que tenga buen contenido y preparación.

Ventajas:
-Se logra una mayor asistencia constantemente
-Evita confusiones, pues todos saben exactamente dónde y cuándo reunirse.
-Contribuye al orden y al manejo de agendas de cada integrante.

Riesgos de no establecer bien este elemento.
-Baja asistencia, confusión, desorden, pérdida de tiempo, desgaste.

2. Uso eficiente del tiempo.

Vivimos en una sociedad demandante en cuanto a tiempo y nuestros compromisos y obligaciones pueden ser muy diversos. Los siguientes elementos nos ayudarán a hacer un mejor uso del tiempo del ensayo.

a. Puntualidad. Es una manera de mostrar respeto a los hermanos y al Señor. Es importante iniciar a tiempo al igual que lo es terminar a tiempo (respetar el horario del ensayo). Esto facilita que todos puedan organizar mejor su día y ayuda a hacer más eficiente el ensayo. Nota: Cuidado con los cambios de horario, más de una vez nos ha tocado un hermano despistado que llega a un ensayo adelantado o retrasado por no considerar cambios de horario, je!

b. Oración. Es importante iniciar con una oración. En nuestro Ministerio de Música Jésed siempre dedicamos al menos media hora del ensayo a la oración.

Muchas veces hasta 45 minutos durante los cuales estamos orando y cantando al Señor. Debemos tener bien presente que los hermanos que nos escuchan cuando damos el servicio de la música, realmente lo que quieren ver es al Señor que habita en nosotros, no al artista. Además es importante recordar que generalmente será dentro de esta oración cuando podamos escuchar juntos como ministerio la voluntad del Señor para nosotros. Esto nos ayuda también a protegernos de la vanidad que puede surgir entre nosotros pensando que el fruto que damos depende solo de nuestra capacidad musical. Cuando oramos, ponemos nuestro servicio en las manos de Dios y permitimos que todo dependa de Él, asegurándonos de dar siempre el fruto que Dios desea que demos.

Por último, debemos recordar que nuestro servicio es un servicio de oración en donde todo lo que hacemos es orar junto con otros hermanos en la fe, así que es también importante aprender a orar juntos en el ministerio para poder orar mejor junto con otros hermanos que nos escuchen en los distintos eventos. Esto dará a nuestro servicio una eficacia muy por encima de nuestro alcance humano.

c. Limitar tiempo de compartir previo. Es muy fácil que se nos vaya mucho tiempo cuando recién llegamos al lugar del ensayo pues empezamos a saludar y a platicar de diversos temas. Nuestra recomendación es que se procure llegar al menos 10 minutos antes para que el ensayo pueda iniciar a tiempo.

d. Control de Bromas y Comentarios. La dinámica de un ensayo puede verse afectada por las bromas típicas que solemos hacer o por simples comentarios. Es bueno que podamos bromear y disfrutar de nuestra hermandad en todo tiempo pero es importante recordar que estamos ensayando y que debemos limitar el tiempo que se pierde con esto. El líder es quien generalmente se encarga de esta tarea y resulta a veces difícil realizarla. Aunque no es muy popular entre la gente, es necesario actuar con firmeza a la hora de solicitar silencio y atención. El fruto será bueno y al final, todos los hermanos lo agradecen. Nota: “no vale la pena enojarse ante estas circunstancias pero sí estar firmes”.

e. Avisos. Siempre habrá información que transmitir a todos los integrantes del Ministerio. A nosotros nos ha funcionado bien que los avisos se den inmediatamente después de la oración y no al final del ensayo cuando ya muchos están con la prisa de irse. Es importante que la persona que vaya a dar avisos los tenga bien preparados y los transmita de una manera concisa. Los avisos no debieran de tomar más de 10 minutos del ensayo, de lo contrario se pierde tiempo. Algo que puede hacerse es dar algunos avisos por Internet si todos tienen correo electrónico y lo revisan con frecuencia, pero aún así hay ciertos avisos que siempre conviene darlos en el ensayo.

f. Equipo de Sonido/Ensayo con instrumentos. Cuando el ensayo se va a realizar con todo e instrumentos y equipo de sonido es necesario considerar el tiempo extra que toma la instalación de todo el equipo y la afinación de los instrumentos. Recomendamos que se tengan ensayos de instrumentos por separado para la creación de arreglos y que a las voces se les cite cuando ya los arreglos de instrumentos hayan sido creados.

Las ventajas de llevar a cabo estas recomendaciones parecen estar claras en el mismo texto.

3. Aspectos Prácticos. Algunos aspectos que pueden favorecer un buen ensayo son los siguientes:

a. Letras y tonos de los cantos. Para que el uso del tiempo sea aún más eficiente es recomendable que todos los integrantes del ministerio tengan letras y tonos de los cantos a ensayar, especialmente cuando los cantos son nuevos.

b. Tener preparados los arreglos de voces para llegar al ensayo a enseñarlos y practicarlos, no a crearlos ahí mismo, a menos que se tenga una vasta experiencia en la creación de estos arreglos.

c. Definir cantos a ensayar en el corto, mediano y largo plazo. Esto con el objetivo de no llegar al ensayo y no saber qué hacer. Los cantos a ensayar deben ser los que hemos notado con deficiencias o los que queremos estrenar o grabar pronto.

El riesgo de no tomar en cuenta estas recomendaciones es que se perderá mucho tiempo en que la gente escriba las letras de los cantos y/o en tratar de crear arreglos en el momento. Por el contrario, seguir estas recomendaciones permitirá ser más eficientes y poder crear arreglos más bonitos y armoniosos para las voces, haciéndolo con tiempo.

4. Liderazgo. Un aspecto clave para todo ministerio es el liderazgo. Es preciso que haya un líder de los ensayos de quien todos los hermanos puedan seguir indicaciones. El líder debe tener bien claro el objetivo y alcance de cada ensayo.Anterior

Si tienes dudas o comentarios de los temas escribe a la siguiente dirección: info@jesed.org

cristomania10@hotmail.com